sábado, 22 de febrero de 2014

El Picacho de las águilas

Una tarde calurosa de febrero, ya casi pardeando, se apeó un viajero de su caballo en la plaza del rústico pueblito, junto a un copudo trueno. La vestimenta de este personaje evidenciaba el hombre citadino, acostumbrado al traje de fino paño, el chaleco formal, la camisa almidonada y la ancha corbata luciendo el infaltable fistol; todo ello a pesar del bochorno de la región, que es considerada la puerta de la Tierra Caliente.
El único indicio de que el viajero sabía los terrenos que pisaba, era un sombrero de amplias alas, para defenderse de la resolana.
Mientras con un pañuelo blanquísimo se enjugaba el sudor del rostro, su acompañante y guía ató las bestias al tronco del árbol. Así comenzó uno de los más gloriosos viajes al fondo de la historia, que duró la friolera de 29 años, con el único propósito de descubrir una verdad: el origen de la familia Hidalgo, de la cual procedía el Padre de la Patria, el Cura don Miguel Hidalgo y Costilla, iniciador de la Independencia de México.
Desde el mirador natural de "La cumbre" sus ojos contemplaban embelesados el dorso granítico de la majestuosa Sierra Madre del Sur, que cubría plenamente el ángulo visual hasta perderse en la azul lontanaza. De esa cadena montañosa sobresalía un monte coratado a plomo por su extremo izquierdo, en donde se erguía imponente una especie de cabeza humana con ciertos rasgos faciales.
"Cerro de la Muñeca" o Chalchitépec es como se conoce a ese cíclope montañoso, característico de la región, y al que es iposible no mirar, por ser lo primero que resalta en el magnífico paisaje. Como un verdadero "picacho de águilas" se yergue altivo sobre el poblado que se recuesta a sus faldas.

Extracto del libro Nido de Águilas Tejupilco, cuna de la familia Hidalgo y Costilla, autor: Gabriel León López. Editorial Garabato.
Contacto: garabatoeditorial@live.com.mx
Tel: (01 55) 55614231 Cel: (045) 5521998871