jueves, 22 de mayo de 2014

Mal del Pinto en Tierra Caliente



“Una de las enfermedades que atacó la región –de Tierra Caliente- fue el mal de pinto; aunque no era mortal ni se registró en todos los poblados, causó inquietud y asombro por ser un padecimiento notorio y poco común

Múltiples especulaciones y fantasías aparecieron sobre el origen de este mal. Se atribuyó al uso del agua “poco potable”, a la falta de higiene, a las picaduras de insectos, al clima, a la sal, a la sífilis y hasta se llegó a decir que el padecimiento se debía a actos bestiales con caimanes en las orillas del río balsas.

Los científicos de la época no dieron con el origen de este mal ni con el remedio. Así es que los “indios pintos” del Sur abundaron y eran bien identificados. La propagación de ésta y otras enfermedades se debió a la falta de prevención, a pesar del esfuerzo de algunos ayuntamientos por implantar medidas sanitarias.”

Esta enfermedad es infectocontagiosa, con una localización geográfica muy bien definida: en México, márgenes del río Balsas, Usumacinta y Grijalva. La bacteria que produce el mal del pinto es un treponema parecido al que produce, la sífilis y, gracias a las campañas emprendidas con antibióticos hace años, ha desaparecido en el país desde entonces.

La enfermedad a la que habitualmente se le designa como "mal de pinto" es realmente otra que se llama vitiligo y, a diferencia del mal del pinto, hasta hoy no se conoce cabalmente su origen y se encuentra en cualquier parte del mundo. Existen algunas teorías para explicar la razón por la que el melanocito deja de producir la melanina (principal pigmento de la piel) y eventualmente llega a su desaparición de la epidermis, lo que se traduce en la piel como manchas blancas o acrómicas, lesión elemental del vitiligo. 

Existen 4 formas de presentación: 
1) La localizada, cuando se ubica en una sola área; 2) la segmentaria, cuando sólo abarca un segmento, como un brazo; 3) la diseminada, cuando afecta varias áreas, es la más frecuente, y 4) la generalizada, cuando desde el inicio compromete la casi totalidad de la piel. La 1 y la 4 son las formas menos frecuentes, representan  el 3% de todos los casos. El vitiligo puede empezar prácticamente en cualquier etapa de la vida.


Lo que sí es importante saber y no olvidar es que el vitiligo NO es una enfermedad infectocontagiosa y que NO representa riesgo alguno el contacto con estos pacientes.

Fuente: Roberto Ventura 

Otras publicaciones: