miércoles, 3 de agosto de 2011

UNA FIESTA PARA LOS SENTIDOS Y GUSTOS: ¡Tlapehuala es una aventura!



Fuente: Despertar del sur
UNA FIESTA PARA LOS SENTIDOS: ¡Tlapehuala es una aventura!
Escrito por Offir Damián Jaimes
TLAPEHUALA, GRO. Tlapehuala es una emoción indescriptible. Conocer su geografía, sus lugares, es y será un placer para el local y para el visitante. A este municipio lo acaricia el río Balsas, que alguna vez fue navegado por balsas y tecomates y era nuestra principal vía de comunicación con el centro del país.
Tlapehuala es una aventura. El río ofrece bellos paisajes y lugares donde puede pasar un día de campo con la familia. Tan sólo pasando el puente que comunica la cabecera municipal con el pueblo de El Cantón, usted puede recorrer la ribera del río por ambos lados y encontrar lugares bajo la sombra de algún pinzán y escuchar el sonido de la corriente y la suave brisa que mecen los cabellos.
En un día de descanso usted puede llegar a Tlapehuala y redescubrirlo como un sitio turístico. Si es aficionado a la pesca, todos los días desde el puente Tlapehuala-El Cantón hay pescadores que pueden ayudarle a pescar con cuerda y anzuelo o simplemente observarlos y disfrutar de la vista de este mirador natural del legendario río.
En San José Poliutla, los retablos
Hacia al oriente de la cabecera municipal, a 22 kilómetros, está San José Poliutla. Ahí puede buscar a don Telésforo Navarro, un amante de su tierra que con gusto le platicará la historia oral sobre la estancia de Vicente Guerrero en este lugar y la historia de los retablos (recién remodelados por Conaculta) que son únicos en Tierra Caliente y similares a los de Santa Prisca. Usted se emocionará con las historias contadas de don Telésforo, que son dignas para excursiones escolares.
Cebolla, chile, limón y… caldo de panza
Si es domingo por la mañana y usted es afecto a saborear el menudo o caldo de panza y quiere probar uno que puede competir entre los mejores de Tierra Caliente, vaya hasta Santo Niño; ahí, en la entrada del pueblo, frente al Centro de Salud, a orilla de la carretera la familia de Nahúm Jaimes prepara el mejor menudo que usted puede saborear. La recomendación es ir temprano, porque el jet set que es afecto a esta comida llena las mesas desde primera hora.
Don Máximo y la monumental cabeza
De regreso, en Colonia Juárez puede detenerse en la monumental escultura de 23 metros del general Cárdenas, que fue esculpida por Federico Canessi en el año de 1977. En el lugar se encuentra don Máximo Arrieta, el señor que vende refrescos. Muchos no lo saben, pero él puede contarle con detalles cómo se esculpió la piedra, porque él llegó precisamente a ese lugar a trabajar como obrero de la construcción.
Tlapehuala es música para tus oídos
Quién de los calentanos no lleva una parte de Tlapehuala en su identidad. Aquí puede disfrutar de un gusto o un son tocado con violín y tamborita. Hay muchos ejecutantes de esta música que nos da identidad y usted puede traer a sus hijos a conocer esta música; puede hacerlo con El Gavilancillo del Violín, a un lado del mercado municipal, quien con gusto podrá enseñarles cómo se ejecuta un violín y se toca una tamborita. Iván Hernández, Julio Arellano, Julio César Díaz Chamú, Ranferi Hernández y muchos más que son orgullosos portadores de esta tradición que honra a Tlapehuala.
Este 20 de noviembre a las seis de la tarde se celebra el Concurso de Gustos y Sones dentro de Feria del Sombrero y es el lugar perfecto para disfrutar de esta música.
Tlapehuala, además, es un estandarte en música con grupos que tocan géneros de actualidad como Tlapehuala Show, Karisma Show, Banda Obreros, Estrellas Blancas, Corazón Gitano, Súper Show los Ángeles, Arkángel Musical, la Descarga de Juan Cortés, Hermanos Pérez, Hermanos Santamaría, Huachillos de Tierra Caliente… ¡uff!, grupos de excelente calidad que usted puede contratar para sus eventos memorables.
Para la sombrerería, solamente Tlapehuala…
Al poniente de la cabecera municipal está Morelita, donde se elaboran los sombreros de astilla hechos a mano. Puede usted preguntar por algún artesano, llegar hasta su casa y verlos trabajar. Sin duda, si usted lo compra directo de las manos del artesano, adquirirá un sombrero más económico. Después de Morelita puede traer su sombrero con Camilo Hernández, en la calle Independencia, en la entrada al barrio de San Isidro, para que le dé su toque final a su fino sombrero de astilla.
Si usted desea un sombrero económico tendrá que acudir a los talleres que se encuentran en la cabecera municipal o establecimientos donde expenden sombreros hechos a máquina; ahí encontrará un modelo que será de su agrado y sentirse más calentano con un sombrero de trenza de palma hecho auténticamente en Tlapehuala.
Pan de vaqueta, con la receta secreta
Llegar a Tlapehuala es una fiesta para los sentidos. Los sabores y olores inundan las calles. Por las tardes se percibe el olor del pan de vaqueta recién horneado; es cuestión de entrar al pueblo y dejarse llevar por el aroma que lo llevará directo hasta un horno de piso y ver cómo sacan el pan recién horneado que tiene un sabor único, prácticamente de receta secreta que le ha dado fama en todo el estado; por mencionar a alguien para que llegue con una pista en busca de pan, usted puede preguntar por don Armando Felipe en el barrio San Isidro, en barrio Carretera por doña Juanita Rojas, pero es seguro que encontrará a muchísimos más, principalmente en el zócalo de la cabecera.
Ya en la tarde, por la avenida Morelos, se puede encontrar a doña Amelia Páramo en un triciclo, ahí lleva unos ricos rosquetes que son dignos de cualquier paladar.
Viernes, un día de plaza para disfrutar
Tenemos muchas fiestas, principalmente las de agosto o Semana Santa, pero por no estar en esas fechas ya le platicaré después de eso. Por ahora visualizo que usted nos visite un día cualquiera, principalmente un viernes que es día de plaza, donde puede encontrar toda la mercadería que se pueda imaginar.
Comer una rica barbacoa el viernes en la mañana con Carlos Núñez o la señora Lucila Molina. En contra esquina del palacio municipal expenden unas sabrosas carnitas de puerco, y si gusta de la comida corrida y vino en día de plaza, no puede dejar de preguntar por doña Teófila dentro del mercado municipal, ahí en su mesa se puede encontrar a personas que gustan de buena comida corrida.
Panochitas de ajonjolí, camotes y calabaza enmielados y todo lo que a su paladar calentano se le pueda antojar encontrará en el centro de esta población cada viernes por la mañana.
Mañana, desfile de la Feria del Sombrero
Venga mañana al desfile de la Feria del Sombrero: podrá encontrar muchas cosas agradables a su vista; es un desfile vistoso hecho con las manos del corazón de todas aquellas personas de buena voluntad que desean participar en este colorido desfile. Los tlapehualenses se visten con sus mejores galas, con las mejores artes de la anfitrionía que nuestros antepasados nos enseñaron para recibirlo, siempre abiertos a la amistad.
El amor entra con la comida
Puede aprovechar para visitar otros lugares como el mirador turístico que está en Changata, que puede disfrutar acompañado de una comida en el restaurante El Mirador.
O en Tlapehuala puede comer con el rico sazón de doña Linda León y sus tortillas gigantes del restaurante Kenia; si tiene suerte, como entrada puede servirle uchepos o un pedazo de queso con una salsa verde en molcajete y sus tortillas bien calientes; después de eso podrá pedir un como caldo de camarón o un caldo de pescado bagre, güilotas y pichones en chile ajo, o la especialidad de la casa: pollo a la leña.
Si gusta de comida internacional, en el restaurante Tony puede encontrar comida tipo italiana como “filete a las olorosas hierbas”, y puede descubrir más sabores en el restaurante Leslie. Todos estos establecimientos se encuentran a la orilla de la carretera a la entrada del pueblo.
Venga a Tlapehuala, redescubra este lugar, sus sentidos se verán en movimiento por todos los olores, sabores y lugares que podrá encontrar y disfrutar junto con sus seres queridos. Aquí lo esperamos. ¡Estamos de fiesta!

Fuente: El Despertar del Sur, 12 de noviembre de 2010

Otras publicaciones: